La mariposa de Oriente


ONGs y empresas informativas
junio 11, 2011, 12:20 am
Filed under: Empresas y cooperación al desarrollo, Empresas y entorno

Cada vez hay más periodistas que trabajan en el mundo de la cooperación. Reportajes, fotorreportajes y campañas solidarias. Periodistas que recorren el mundo documentando la labor de las ONGs, que generan herramientas de diálogo en los campos de trabajo, que (y esto es en la mayoría de los casos) diseñan su imagen corporativa con webs, revistas o banderitas de caridad… Cada vez hay también, empresas informativas que colaboran estrechamente con algún segmento de la cooperación y la acción social. Y, por supuesto, nuevas organizaciones (aún pocas) que se dedican a ayudar a este tipo de organizaciones en comunicación.

Sin embargo, como demuestran algunos estudios, la relación entre empresas informativas y ONGs sigue siendo conflictiva. Y salvo algunas excepciones, la información, de denuncia o a veces casi promocional, no suele adecuarse a los criterios de noticiabilidad de la producción periodística. Esto provoca que las ONGs tengan que buscarse su propio camino, su propia audiencia. Y aunque siguen reivindicando un espacio en la agenda setting de los medios, ya rastrean sus propias maneras de generar información y difundirla. Pero la prenda les queda todavía grande. No pueden, por falta de presupuesto o por falta de experiencia, crear sus propios productos adecuados a su misión, a su propia línea editorial.

El Delegado de Cic Batá, Manuel Moreno Barroso, me comentó en una entrevista hace unas semanas, que su organización había tenido buenas experiencias con los medios de comunicación (sobre todo, con las empresas locales). Pero cuando le insté a generalizar me dijo que en la prensa escrita no obtuvieron ningún espacio, ni tampoco en los medios nacionales.  Javier Erro Sala, profesor de la Universidad de Navarra, que ha trabajado durante más de trece años sobre el terreno, piensa que las ONGs no han desarrollado una comunicación acorde con sus principios: social, porque siguen anclados en las viejas estructuras de comunicación sin retroalimentación. Por tanto, podríamos llegar a la conclusión de que la cooperación es un mundo sin explorar por las empresas informativas y la comunicación para las ONGs.

Si partimos de que la acción y la trasformación social es positiva para el desarrollo y la sostenibilidad de los estados, habría que investigar una posible solución.  Por un lado, las empresas informativas no tienen porqué obtener beneficios a la hora de darle voz a este tipo de organizaciones, y, por otro, las ONGs no deberían adecuar sus contenidos informativos a las estructuras noticiosas de los medios de comunicación, perdiendo quizás su misión, visión y objetivos.

La verdad es que la única solución que he encontrado ahora es crear otra organización (por si faltan). Una organización formada por profesionales de la comunicación que sean capaces de apoyar a otras ONGs en materia de comunicación (partiendo de sus objetivos de desarrollo) y, además, creando su propio medio de comunicación (para difundir toda esa información). No es una tarea fácil de conseguir, los comunicadores que formen parte de esta organización necesitan una especialización fuerte: de interculturalidad, de desarrollo, de cooperación, vital…

Pero está en marcha. Se llama Comunicadores por el Cambio. Y su primer proyecto, de comunicación y desarrollo, “Semillas de la Calle” será en Katmandú (Nepal). Tendremos que tratar con una sociedad completamente diferente: con el sistema de castas, con una república maoísta, con los niños en la calle, con tres ONGs  y todo eso en inglés. Ya estamos preparando los papeles para volver con una maleta llena de experiencias.